La vacuna antineumocócica se recomienda en mayores de 65 años sanos, en afectados por patologías de base y grupos de riesgo

4 de noviembre de 2019.- Las personas mayores de 65 años, aunque estén sanas, así como aquellas que tienen enfermedades de base y ciertos grupos de riesgo deben ponerse la vacuna antineumocócica, según se ha recalcado en la ponencia “Vacunación antineumocócica: qué sabemos y qué vamos a necesitar en el futuro”, a cargo del Dr. Francisco Sanz Herrero, neumólogo de Valencia y miembro del Grupo de Tuberculosis e Infecciones Respiratorias (TIR) de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), durante el 52º Congreso SEPAR 2019, celebrado en Santiago de Compostela.
Esta conclusión del ponente se basa en el amplio Consenso sobre la vacunación anti-neumocócica en el adulto por riesgo de edad y patología de base. Actualización 2017, firmado por dieciocho sociedades científicas, entre ellas SEPAR, y del que el Dr. Sanz, es coautor, así como en los últimos estudios y hallazgos realizados sobre la vacunación frente al neumococo.
El Streptococcus pneumoniae (neumococo) es el principal agente causante de la neumonía comunitaria (NAC), de la otitis, de la neumonía neumocócica (NN) y de la enfermedad neumocócica invasora (ENI), que es el paso a la sangre de esta bacteria. Además causa, en menor frecuencia, meningitis. Actualmente, existen dos tipos de vacunas que pueden prevenir la infección por S. pneumoniae: la vacuna polisacárida, de 23 serotipos o tipos diferentes de neumococos (VNP23) y la vacuna conjugada de 13 serotipos (VNC13).
Composición y características de las dos vacunas
De los dos tipos de vacunas disponibles, la vacuna polisacárida (NNP23), que se emplea en mayores de dos años de edad, es la que más serotipos incluye, pero presenta limitaciones, porque no genera memoria inmunitaria, esto es, los niveles de anticuerpos disminuyen con el tiempo, por lo que se precisan dosis de recuerdo cada cinco años. Asimismo, no actúa sobre la colonización nasofaríngea.
A diferencia de esta vacuna conjugada (VNC13), puede emplearse a cualquier edad, a partir de las 6 semanas de vida, genera memoria inmunitaria, una respuesta inmunitaria más potente que la vacuna polisacárida (VNP23) y tiene un mayor impacto en la colonización nasofaríngea. Pero tiene como limitaciones que tiene un menor número de serotipos incluidos.
“La vacuna VNC13 es la que mayor y más duradera inmunidad produce por lo que únicamente es necesario vacunarse una vez en la vida en pacientes inmunocompetentes con enfermedades de base, a diferencia de la VNP23 que precisa dosis de recuerdo cada 5 años por agotamiento de la respuesta inmunitaria”, destaca el Dr. Sanz.
Un reciente ensayo clínico, hecho en más de 84.000 personas de más de 64 años ha demostrado la eficacia vacunal de la VNC13 para prevenir tanto la ENI como la NN y, “aunque se precisan más estudios con ambas vacunas en distintas situaciones comórbidas, es esperable un claro beneficio en términos de morbimortalidad, especialmente con la vacuna conjugada (VNC13), resume el citado Consenso.
Vacunación antineumocócica: ¿En qué personas se recomienda?
Actualmente, con las vacunas antineumocócicas y evidencias científicas disponibles respecto a ambas, se aconsejan las siguientes pautas de vacunación: para pacientes inmunodeprimidos, mayores de 65 años, con fístulas de líquido cefalorraquídeo o sin bazo (asplenia), una primera dosis de VNC13 y a las 8 semanas-1 año, vacunación con VNP23; y, en aquellos ya vacunados con VNP23 más de un año, dosis de VNC13 y revacunación con VNP23 a los 5 años, con el fin de maximizar la protección.
La vacunación antineumocócica se puede emplear a cualquier edad, a partir de las 6 semanas de vida, y está especialmente recomendada en los siguientes grupos de riesgo: en ausencia de bazo, fístulas de líquido cefalorraquídeo, personas portadoras de implantes cocleares y pacientes inmunodeprimidos (como los pacientes con leucemias, linfomas, insuficiencia renal crónica, pacientes que han recibido un trasplante, tratamiento inmunosupresor, quimioterapia, infección por el VIH, enfermedades reumatológicas y la enfermedad inflamatoria intestinal, que incluye la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn).
También está aconsejada en mayores de 65 años inmunocompetentes y sanos y en todas aquellas personas con otras patologías de base o factores de riesgo como tener alguna enfermedad respiratoria, como EPOC, asma grave y patología intersticial difusa pulmonar), enfermedad hepática crónica (que incluye cirrosis), enfermedades cardiovasculares crónicas (insuficiencia cardiaca crónica, cardiopatía isquémica, cardiopatías congénitas, hipertensión con afectación cardíaca y pacientes con patología cerebrovascular), enfermedades hepáticas, diabetes mellitus en tratamiento con antidiabéticos orales o insulina, tabaquismo y abuso del alcohol.
Personas que no deben vacunarse y efectos adversos
Las personas que no deben recibir la vacunación antineumocócica son aquellas que hayan sufrido una reacción alérgica a la vacuna conjugada de 7 serotipos (VNC7) o a las vacunas que contengan el toxoide diftérico, ni tampoco las que tengan hipersensibilidad a algunos de los componentes de la vacuna.
En cuanto a los efectos adversos de las vacunas antineumocócicas disponibles, puede aparecer algún tipo de reacción leve y local en el lugar de inyección o febrícula, sensación de cansancio, escalofríos, cefalea o dolor muscular de pocas horas o días de duración.

Estudio sobre Neumonía y riesgo cardiovascular

La revista Chest ha publicado un estudio sobre el aumento de riesgo de complicaciones cardiovasculares durante y después de un episodio de neumonía adquirida en la comunidad (NAC), cuya primera firmante es la Dra. Rosario Menéndez, coordinadora del Año SEPAR 2019 de las infecciones respiratorias.

Tras evaluar 730 pacientes, el estudio concluye que los biomarcadores cardíacos son útiles para identificar pacientes con NAC con alto riesgo de eventos cardiovasculares tempranos y, a largo plazo, pueden ayudar a optimizar el tratamiento personalizado y a diseñar futuros estudios de intervención para reducir el riesgo cardiovascular.

En esta investigación también han participado los doctores: Raúl Méndez, Irene Aldás, Soledad Reyes, Paula Gonzalez-Jimenez, Pedro Pablo España, Jordi Almirall, Ricardo Alonso, Marta Suescun, Luis Martinez-Dolz y Antoni Torres.

Neumonía y tuberculosis en NeumoMadrid19

Coincidiendo con el Año SEPAR de las infecciones respiratorias, la mesa de enfermería respiratoria del congreso de NeumoMadrid celebrado en abril, se dedicó a las infecciones de respiratorias. En este sentido en la mesa se hablo de la neumonia como la infeccionmas frecuente (Lucia López Morales), las comlicaciones en nuemonía (Mª Teresa Rios) y la tuberculosis como reto para la salud pública (Esmeralda Ortiz). Fue una mesa muy interesantes y participativa.

SEPAR insta a hacer un buen uso de los antibióticos en NAC (neumonía adquirida en la comunidad)

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), que este año celebra el Año SEPAR 2018-2019 de Infecciones Respiratorias,  alerta de que es preciso realizar un buen uso de los antibióticos para combatir el aumento y diseminación de las resistencias a estos medicamentos.

Compartimos el Año SEPAR en las redes sociales

#SEPARcombateinfecciones es el hashtag creado para el Año SEPAR de las infecciones respiratorias para compartir en redes sociales con profesionales y pacientes todas las actividades, publicaciones y materiales del Año y las noticias más destacadas relacionadas con las infecciones respiratorias.

Desde  SEPAR os invitamos también a compartir vuestras noticias y actividades.

Enlaces a los perfiles sociales de SEPAR:

Instagram https://www.instagram.com/separrespira/

Twitter https://twitter.com/separrespira

Facebook https://www.facebook.com/separrespira/

 

El Año SEPAR en los medios

«Entre mayores» es una de los medios que se ha hecho eco de la nota de prensa que explicaba la relación entre tabaquismo activo y pasivo y Neumonía que es mucho más evidente a partir de los 60 años al incrementar la susceptibilidad de contraer una infección bacteriana pulmonar. Por ello, evitar el tabaquismo y también ponerse una vacuna antineumocócica, a partir de los 60 años, son dos medidas preventivas cruciales para evitar la NAC.

Presentación oficial del Año Separ de las infecciones respiratorias

El 6 de noviembre se dio el pistoletazo de salida al Año SEPAR 2018-2019 de las Infecciones Respiratorias, coordinado por la Dra. Rosario Menéndez, en un acto «afterwork», en el Hotel Villareal de Madrid, donde se dieron cita numerosos invitados de SEPAR, de la industria, prensa y autoridades. Leer más

«Ayúdales a respirar» Campaña de Philips a favor de la Fundación Respira

Philips ha impulsado la campaña «Ayúdales a respirar» con el objetivo de apoyar la lucha contra la neumonía infantil, la primera causa de muerte a nivel mundial en menores de 5 años. Leer más

Nueva edición del Premio Periodístico SEPAR este año está vinculado a las infecciones respiratorias

Las infecciones respiratorias tanto en el adulto como en la población infantil con especial atención a la neumonía, la tuberculosis, las bronquiectasias y la bronquiolitis son los temas protagonistas de la nueva convocatoria del Premio Periodístico SEPAR convocado por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica y que cada año se vincula a la temática del Año SEPAR.

Si quieres participar puedes descargarte las bases en este enlace:

Descargar